martes, 7 de abril de 2015

Ironman de Sudáfrica, pasaporte a un sueño

Hace un siglo que no actualizo este blog, pero las sensaciones que tengo en el cuerpo tengo que escribirlas por si se me olvidan aunque espero que no lo hagan nunca. 

Cuando algo te cuesta tanto y le pones tanta ilusión, los de tu alrededor lo apoyan porque es lo que te gusta y al final, después de más de un traspié, la suerte se junta con el trabajo de tanto tiempo y se consigue. La explosión de alegría es absolutamente bestial.

Comenzaré con el viaje. Ha sido el primero desde que empezamos con la locura de los Ironman que viajo sin Mabel, pero eso no significa que lo hiciera solo. Nos juntamos 4 locos para esta aventura, Teo Sánchez y Dani Del Toro de Fuerteventura y Ana Faus de Valencia que han hecho que los días allí pasarán muy rápido entre tantas risas y más aun con la aparición del 5º del grupo, Maurice, el Suizo más auténtico del Ironman. Las sensaciones durante la semana de la competición no fueron buenas físicamente, mucho peores que 4 meses antes, durante el Ironman de Cozumel pero no se le puede hacer caso a las sensaciones después de las palizas de entrenamiento que llevaba en el cuerpo todos estos meses.
Fauna autóctona
Durante la estancia en Port Elizabeth pudimos disfrutar de su naturaleza y de sus cambios de clima constantes a lo largo del día, así como de conocer a gente que tenía ganas de ver fuera de las redes sociales como Guillermo Lladó o Daniel González de Ibiza, el cual me comentó que aunque ganara la plaza este año renunciaría, así que sabiendo lo fuerte que está, sería un slot menos en mi grupo. Así fue posteriormente, tiene calidad para hacerlo cuando quiera.

Con Daniel González
De izq. a der. Maurice, Mª Jesús, Dani, Ana, Teo, Juan Carlos y Jose
El quinteto el día antes de la carrera
Vamos con la carrera. El día fue bueno de principio a fin, aunque la mar estaba algo rizada y el tamaño de las boyas hacía muy difícil orientarse, circuito a una vuelta rectangular. Salida 15' después de los pros desde la playa muy rápida y con bastantes golpes hasta la primera boya, malas sensaciones desde el inicio a pesar de que este año estoy nadando mejor que nunca gracias a Armando con los Másters, pero no había tiempo de tener pensamientos negativos, encima una equivocación en la tercera boya me hace perder unos cuantos minutos al tener que retroceder. Después, hablando con Teo, le pasó igual a él, pero esto forma parte de la competición y de las circunstancias de carrera.

Primera transición rápida, el tiempo del agua 1h02' y el 29º de mi grupo, teniendo en cuenta que quería estar por debajo de los 55-56 minutos, no estaba nada contento pero esto sólo acaba de empezar y los tiempos solo son orientativos. Cojo la bici y la primera parte del circuito se pasa muy rápido, hasta que empieza el maravilloso asfalto lleno de baches, piedras y grietas que te dan un agradable masaje cervical, haciendo que se te muevan hasta los empastes y que el coger una buena posición sobre la bici y el ritmo sea muy fácil...(por supuesto todo lo contrario). Aún así, las sensaciones en bici también fueron malas, he hecho entrenamientos en bici a ritmos mucho más altos  pero es lo que había y era cuestión de mantener la cabeza fría, comer mucho, beber bien porque luego en la carrera a pie sería muy tarde y confiar en llegar bien a la maratón con la esperanza que los misiles de mi grupo que me pasaban en ese momento, se quedaran vacíos. Llego a la T2 el 27º de mi grupo con 5h40', al igual que la natación mucho peor de lo esperado pero bastante bien muscularmente.

2ª vuelta de bici
Empieza la maratón, no tenía ni idea en que posición iba, sólo que me tenía que dejar la piel, aunque sabía que estaba muy alejado de los puestos delanteros de mi grupo, aquí hasta que no se cruza la meta no se puede tirar la toalla, lección que tenia muy presente desde la carrera de Mabel en Cozumel manteniendo que mantuvo la mente fría a pesar de sus problemas mecánicos. Mantengo un ritmo constante, al comienzo de 4'20" el km y no llegando a subir de los 5' el km. Hacía mucho calor, tramos en los que no corría el aire y se hacía asfixiante. Voy tirando a base de mis propios geles de 226ers y bebida isotónica de carrera, consiguiendo apretar en los últimos kilómetros y entrando en 10h11' con 3h21' en la maratón con casi 43 kms (según el TomTom) y en el puesto 11º de mi grupo, 81º de la general, justo el número de Pros que había de entre los 2100 participantes. 

Meta
Lo di todo, aunque no creo que fuera todo lo mejor que podía haber sido, per sí era lo que tenía ese día. Al entrar a meta llamo a Mabel y me dice la posición, no tenía ni idea del número de slots para Kona en mi grupo y al informarme me dicen que hay 9, teniendo en cuenta la renuncia de Daniel, veía que se volvería a repetir la historia de Cozumel pero esta vez a una sola plaza, allí quede 5º y había 3 slots, aquí había más al ser campeonato africano y también por tanto más nivel.

Tras saber que mis compañeros habían llegado, Dani con una gran carrera muy contento compartiendo el post-meta juntos, Ana que venía con el pie lesionado consiguió cruzar la meta metiéndose un sprint con Mª Jesús que venía por detrás como un rayo, Maurice con problemas en la maratón consiguió también cruzar la meta y Teo que salió más perjudicado, se le rompió el cambio electrónico en los primeros kms y tuvo que hacer el ciclismo con el plato pequeño pero consiguió acabar y demostrar que siempre que se pueda hay que cruzar la meta aunque pronto demostrará lo que lleva dentro seguro. Tras todo el post carrera, tocaba pasar una noche tranquila en la que sorprendentemente pude dormir del tirón.

Día post carrera, o lo que es lo mismo, la mañana de la ceremonia de entrega de slots. No me entraron los nervios hasta que se acercaba la adjudicación a mi grupo de edad, ya no podía hacer nada, por lo que estaba aun más nervioso, pero esta vez la suerte estuvo presente en el reparto de plazas para Kona. Los 4 primeros cogieron su plaza, Daniel el 5º no lo hizo como ya dijo y el siguiente... ya ni me acuerdo, solo se que renunció otro más y ya tenía mi plaza, no me lo creía, sinceramente me hubiera encantado conseguir el slot directamente, pero el subidón del momento del roll down en la mesa con el quinteto hispano-suizo, con Guiillermo, los dos Marc y sus familiares Es inexplicable, cuando te hace tanta ilusión ir a Kona como a mi, por partida doble, la ilusión de correr el triatlón de los triatlones y siendo realistas, iba a estar allí igualmente con Mabel y pasarían muchos años hasta que lo volviera a intentar y aunque podría haber sido otra vez su animador como en 2013, yo quería estar en octubre en el Pier con ella, pero dentro del agua, esperando el cañonazo de salida.
Tras la entrega de Slots
Con nuestros anfitriones, estábamos como en casa en el apartamento.

Los días posteriores fueron de relax y disfrutar de la zona, solo enturbió el viaje de vuelta que nos engañaron el personal de facturación de British Airways en el aeropuerto de Port Elizabeth cobrándonos más del doble por las bicicletas y no pudiendo hacer nada y encima nos perdieron las maletas dejándolas allí pero llegar llegaran. (Ya están en casa 3 días después).

Ahora, camino de Águilas en el autobús, sigo en una nube. He conseguido algo que veía imposible hace relativamente poco y mas todavía si miro atrás cuando empecé con este deporte a los 14 años, entrando de los últimos en casi todas las carreras pero con más moral que el alcoyano y convenciendo a mi familia que esto no sería algo pasajero. Me demuestra que con sacrificio, constancia y cabeza fría se puede conseguir casi todo.

Muchísimas gracias a todos por los ánimos, a Mabel porque cada día que estoy con ella es un regalo, a toda mi famila por su apoyo, a mi tío Charly porque con él empecé en esto, me aguantó y motivó no sólo en el deporte, sino en que confiara en mi mismo, a Jorge mi entrenador, a Armando por estar a pie de piscina aunque en esta carrera no haya sacado todo lo que me ha enseñado, a Jordi Reig, Paco Albarracin y Antonio, amigos y fisios que se han involucrado tanto con mis lesiones, a Ángel mi masajista, a Andrés Méndez mi nutricionista,  a todos nuestros amigos que nos sufren cada día, a mis compañeros de trabajo y a todos los que hemos dejado de ver por estar tan metidos en esto. ¡Un millón de gracias! Ahora toca seguir apretando los dientes, con el doble de motivación y con una sonrisa perpetua, aunque esa pocas veces la quito. Ahora más que nunca, ¡ vamos!

3 comentarios:

David sanchez romero dijo...

Enhorabuena, lo que has conseguido esta al alcance de muy pocos.
Mucho esfuerzo, trabajo y sacrificio detrás.
Suerte en Kona.

Pedro Mª Campoy dijo...

Muchas gracias David y enhorabuena por tu 2º puesto de ayer en la Media!

CARLOS E. dijo...

Enhorabuena chaval! Ahi estaré viendo la carrera y esta vez animandoos a los dos.
Un abrazo fuerte!